Fin de una era: almacenes Tía cerrará sus tiendas en el país

by admin

Fin de una era: almacenes Tía cerrará sus tiendas en el país

by admin

by admin

Tras 77 años de operación, la empresa dará por terminadas sus operaciones comerciales en Colombia. Entre otras, atribuye el cierre a auge de otras cadenas como Oxxo, Éxito y D1. Deja claro que quedará al día en los pagos con sus empleados y proveedores.

Foto: Tomada de Tia.com.co/Pixabay

Almacenes Tía, una de las cadenas de supermercados más emblemáticas y tradicionales en Colombia, cerrará sus puertas y pondrá fin a sus operaciones comerciales en el país debido a problemas financieros. Aunque aún no hay un pronunciamiento oficial de la compañía, El Espectador estuvo en contacto con una de las empleadas de la organización, quien aseguró que voceros de la cadena los citaron para notificarles del cierre.

Según la trabajadora, durante el encuentro que sostuvieron en un hotel en Bogotá, la empresa informó que ya radicaron ante el Ministerio de Trabajo una solicitud para que les autoricen su cierre definitivo y se pueda poner en marcha un despido colectivo. Consultado por este medio, la entidad corroboró que en efecto recibió un documento de parte de la organización, sin embargo, este fue devuelto porque no precisó en qué ciudades quiere efectuar el cierre. “Estamos a la espera”, declararon fuentes de dicha cartera.

Tía, que sumaba casi ocho décadas de operaciones en Colombia, argumentó en la reunión con sus empleados que la situación actual del mercado y del negocio “hacen que sea imposible” continuar con sus labores. Por ello, informan que darán por terminadas las operaciones comerciales y procederán a la clausura de sus 19 establecimientos en todo el país.

En un audio del encuentro entre empleados y representantes de los almacenes, la compañía los invitó a ser parte de un plan de retiro voluntario a cambio de una compensación, “considerando sus años de servicio y a título de agradecimiento”. “Dada la larga trayectoria y la vinculación de muchos de ustedes, que ayudaron a forjar lo que es y lo que fue Almacenes Tía, hemos preparado plan de retiro voluntario, el cual es una muestra del reconocimiento que esta empresa tiene con el equipo humano que hizo posible este sueño de trabajo”, aseguró uno de los voceros, quien explicó que, para cada empleado, está prevista una propuesta individual.

“Es una decisión difícil para todos nosotros, pero lo hacemos aún cuando podemos atenuar este difícil momento con acciones que, esperamos, faciliten la situación de nuestros trabajadores. Nuestra obligación prioritaria es con los empleados”, agregó el vocero, quien previamente advirtió que el “mercado implacable ha hecho inviable continuar nuestro objeto social de forma productiva”.

El Espectador tuvo acceso a los estados financieros de la empresa de 2016 que evidencian activos superiores a $19.500 millones, pasivos por más de $12.700 millones y un patrimonio cercano a $6.700 millones. Es decir, que los balances dan cuenta de una situación financiera no tan buena, pero relativamente sostenible. Sin embargo, a lo largo del año pasado se constata también que Tía tuvo pérdidas que rondan los $11.200 millones.

El vocero, quien informó también que las tiendas permanecerán cerradas a partir de este jueves y se procederá a la entrega de los inmuebles donde funciona la cadena a sus propietarios, hizo un recuento del panorama del comercio minorista y atribuyó al auge que han tenido otras cadenas –como Oxxo, Falabella, D1 o Justo y Bueno– el recrudecimiento de la crisis económica en la que se encontraba inmersa la compañía.

“El comercio minorista ha sufrido un drástico cambio en los últimos años que ha llevado a que una gran cantidad de tiendas tradicionales hayan cerrado. Colombia no ha sido ajena a estos cambios, donde muchas tiendas y cadenas tradicionales han cerrado”, explicó el directivo, que también enumeró factores como las ventas por internet, el aumento en el costo de los arriendos, la pérdida de la capacidad adquisitiva de los consumidores y que, ahora, los ciudadanos destinan más recursos a viajes y tecnologías, que lo que invierten en ropa y accesorios.

La suma de estas circunstancias, según la compañía, ha repercutido en “una caída severa de las ventas”, mientras que a la par ha incrementado el valor de la mercancía, el alquiler de los locales, los impuestos y en general, “todos los costos de operación”.

“Esos factores han conducido a una difícil situación financiera, que nos impide continuar con nuestra actividad económica productiva. Las ventas no resultan suficientes para sostener la actividad, lo que aumenta las pérdidas. La situación ha llegado a un punto insostenible que demanda medidas inmediatas. De continuar con este proceso podríamos llegar a incumplir obligaciones con nuestros trabajadores y proveedores”, precisó el directivo. “No estamos dispuestos a dejar quebrar esta empresa, afectando a los acreedores”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top